martes, 30 de junio de 2009

La magia de la Soledad

Los más grandes hombres y mujeres de todas las edades han practicado regularmente la soledad.
Ellos aprendieron a usar el silencio para aquietar sus mentes y conectar con sus facultades superiores para obtener respuestas a sus preguntas.

En este boletín, podrás aprender esta maravillosa técnica para aplicarla de inmediato para mejorar la calidad de tu vida interior y exterior.


La magia de la Soledad
Tus sentimientos y tus emociones, son el punto de acceso a los poderes interiores de tu mente. La parte más importante en el proceso de ponerte en contacto con tus sentimientos practicando la soledad regularmente. La soledad es la más poderosa actividad en la que se puede participar. Los hombres y mujeres que la practican correctamente y de forma regular nunca dejan de sorprenderse por la diferencia que marca en sus vidas.

La mayoría de las personas nunca han practicado la soledad. La mayoría de la gente nunca entra en silencio consigo misma por un período de tiempo en toda su vida. La mayoría de las personas están tan ocupados ocupado, haciendo algo, incluso ver la televisión, que es muy inusual para ellos simplemente sentarse, deliberadamente, y no hacer nada. Pero, como señala Catherine Ponder, "Los hombres y las mujeres comienzan a ser grandes, cuando empiezan a tomarse un tiempo de silencio, cuando comienzan a practicar la soledad." Y aquí está el método que pueden utilizar.

Para obtener el beneficio completo de tus períodos de soledad, debes sentarte tranquilamente durante al menos de 30 a 60 minutos por vez. Si no lo has hecho antes, te llevará los primeros 25 minutos para aquietarte y calmarte. Tienes que mantenerte sentado en tu asiento cuando una casi irresistible deseo de levantarte y hacer algo surjan. Pero debes persistir.

La práctica de la soledad exige que te sientes en silencio perfectamente, la espalda y la cabeza erguida, los ojos abiertos, sin cigarrillos, golosinas, materiales de escritura, música o cualquier otra distracción durante al menos 30 minutos. Una hora es mejor.

Mantente completamente relajado, y respira profundamente. Simplemente deja que tu mente de fluya. Trata de no pensar en nada en concreto. Mientras menos te fuerces a pensar en algo o en encontrar una solución o respuesta mejor funciona. Después de 20 o 25 minutos, comenzarás a sentirte profundamente relajado. Comenzarás a experimentar un flujo de energía que entran en tu mente y cuerpo.

Tendrás un enorme sentido de bienestar. En este punto, estarás listo para obtener el máximo beneficio de esos momentos de contemplación.

El río de las ideas
Lo increíble sobre la soledad, es que si se hace correctamente, trabaja casi al 100 por ciento del tiempo. Mientras estás sentado ahí, emergen un flujo de ideas a través de tu mente. Un sinnúmero de temas brotarán de la conciencia. Tu trabajo es simplemente relajarte y escuchar tu voz interior.

En un determinado momento durante tu período de soledad, las respuestas a las dificultades más apremiantes que enfrentas saldrán tranquilamente y claramente, como un barco navegando suavemente en un lago. La respuesta que buscas vendrá a ti de manera clara y se sentirá tan perfecta que experimentarás un profundo sentimiento de gratitud y alegría.

Confiando en ti
Al salir de este período de silencio, debes hacer exactamente lo que ha venido a ti. Puede consistir en hacer frente a una situación. Puede tratarse de dejar algo o empezar algo. Sea lo que sea, cuando sigas la orientación que has recibido en la soledad, vas a obtener el resultado correcto. Todo va a estar bien. Y va a resultar incluso mucho mejor de lo que podrías haber imaginado. Haz la prueba y compruébalo.

Debes aprender a confiar en ti. Debe desarrollar el hábito de escuchar tu interior y, a continuación, actuar sobre la orientación que recibes.

Ejercicios:

Aquí hay tres pasos que puedes seguir de inmediato para poner estas ideas en acción.

En primer lugar, selecciona un determinado tiempo y lugar para sentarte tranquilamente y practica una hora completa soledad. No lo postergues.

En segundo lugar, tómate cortos períodos de silencio y soledad durante el día, especialmente cuando te sientas abrumado con los problemas o responsabilidades.

En tercer lugar, adopta medidas inmediatas sobre las ideas y conocimientos que recibas, mientras estas en soledad. Una buena idea puede ahorrarte meses y años de duro trabajo. La clave es la confianza.
Por tu Éxito Total.

Rosana Portelli
Motivadora Personal
Terapeuta EFT Experta
MOTIVACION