martes, 23 de noviembre de 2010

El Poder del Subconsciente


El poder del subconsciente es una fuente increíble de sabiduría que ha permanecido escondida por muchos años. Hay muchos métodos poderosos que pueden cambiar nuestra forma de vida. El subconsciente también se uso para inventar cosas que han cambiado nuestro mundo, para acumular ganancias para generaciones futuras, y para resolver problemas muy complejos. Por este motivo debemos aprender a usar este gran poder diariamente para resolver los problemas que se nos presentan. Una forma asombrosa de usar nuestro poder subconsciente es usarlo para resolver los problemas que tenemos en vez de quedar paralizados por ellos. Todos peleamos con nuestro consciente para resolver problemas, y muchas veces en vez de encontrar soluciones nos quedamos atascados en un punto en vez de encontrar una solución, por lo que muchas veces pensamos en lo mismo por muchas horas lo que nos produce estrés y el deterioro de nuestra salud. También nos bloquea para encontrar soluciones por lo que el problema persiste.

Tú puedes aprender a usar el poder del subconsciente para resolver todos los problemas que causan tanta preocupación. Lo mas sorprendente es que tendrás que usar muy poco de tu parte conciente para hacer esto. Los investigadores que han dedicado sus vidas a estudiar este fenómeno han disciplinado sus mentes para pensar de la manera que ellos le indican, lo que va mucho mas allá de la idea general que tenemos del hombre común.

De la misma forma que una computadora escanea los archivos y los selecciona durante la configuración del sistema, nuestra mente trabaja todo el tiempo de la misma forma. Es asombroso saber que nuestro subconsciente sigue trabajando incluso cuando estamos durmiendo. Esta es una de las razones por la que nuestros sueños a veces son tan raros y no tienen sentido. Cuando conscientemente nuestra mente busca una solución para el problema que se nos presenta, el subconsciente también trabaja pero para bajar los niveles de estrés y ansiedad que este proceso provoca. Debes probar canalizar el subconsciente de forma que te ayude a resolver el problema, y de esta forma estarás usando el poder ilimitado que proporciona el subconsciente para resolver todo tipo de situaciones.

Este es un proceso simple, que solo requiere unos minutos antes de acostarse a la noche. Lo que tienes que hacer es pensar en el problema que te ha estado molestando y tratar de verlo desde una perspectiva distinta a la que estas acostumbrado a verlo. Trata de encontrar todas las alternativas posibles para resolver el problema, y mientras esto sucede y te quedas dormido, el subconsciente trabajara para resolver el problema. Una vez despierto, la solución estará presente en la memoria subconsciente, por lo que es importante que tratemos de desarrollar el poder del subconsciente para resolver diferentes problemas.

Por tu excelencia,

Rosana Portelli
Educadora
estres
 

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Creando nuevos hábitos



Cada uno de nosotros tiene varios conjuntos de hábitos. Por un lado, los hábitos facilitan nuestra vida, pero por otro también la complican. Los hábitos son el conjunto de programaciones que hemos ido adquiriendo a los largo de los años a través de la repetición  y algunas son perjudiciales. Como resultado tenemos un estilo de vida que se genera partiendo de nuestros hábitos.

Los hábitos nos forman como personas, y es imposible hacer un cambio radical sin antes destruir algunos de esos hábitos. Si eres feliz, tranquilo, constante, independiente y exitoso obviamente no necesitas hacer cambios en tus hábitos, pero debemos concentrarnos en destruir los hábitos que son malos para nuestras vidas.

La mayoría de la gente no se da cuenta de lo que llamamos malos hábitos, que tenemos en nuestras vidas. Hemos programado nuestro subconsciente  y el sistema nervioso central con reacciones incorrectas, lo que nos fuerza a sentir y operar de cierta forma a la que nos hemos acostumbrado, sin tener en cuenta cuan deformadas y destructivas estas acciones pueden ser. Diariamente repetimos un patrón de comportamientos negativos a pesar de que no nos dan los resultados que deseamos. Por ejemplo, tenemos la mala costumbre de criticar a nuestra pareja cuando hace algo que nos disgusta y eso solo ha agravado la situación. Ahora, en vez de buscar otra estrategia para ver si así cambia su comportamiento, seguimos criticando y quejándonos ante quien podamos por lo desconsiderando que es.

Si siembras pensamientos, cosecharás hechos; si siembras hechos cosecharás hábitos; si siembras hábitos, cosecharás tu carácter; si siembras el carácter, cosecharás el destino…

Los hábitos que desarrollamos a través de los años, con el tiempo definen nuestra actitud, es una representación de cómo vivimos. Es posible decir que todos nuestros pensamientos y experiencias tienen el propósito de prosperar en un círculo de hábitos.

Jesús dijo: “Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura.” (Mateo 9:16)

Debemos crear hábitos nuevos que sean positivos, y así reemplazar los hábitos antiguos. Es necesario que saquemos de nuestras vidas los hábitos negativos y que los reemplacemos por pensamientos y acciones positivas. En la niñez cuando tus padres te intentaban quitar algún objeto con el que estabas jugando, lo reemplazaban por otro para distraer tu atención del primero.

Si te decides a formar hábitos nuevos, busca comenzar con uno que quieras tener por el resto de tu vida.

Para reemplazar malos hábitos con hábitos nuevos y más positivos, tendremos que tener en cuenta tres reglas que son muy simples:

  1.     El reemplazo debe ocurrir sin el uso de violencia,  no trates de evadir lo que te da placer ya que esto solo va a hacer que tus deseos sean más fuertes, por esto el hábito nuevo debe ser algo que te guste y que pueda ser útil para ti. Podríamos dar como ejemplo de algo malo el posponer cosas para hacerlas mañana, una forma de la que podemos deshacernos de este hábito es encontrando  placer en nuestro trabajo.
  2.      Reemplaza algo que sea malo por algo que sea útil. Los hábitos malos pueden ser eliminados cuando podemos encontrar un placer parecido en otra cosa que no nos perjudique. No debes olvidar que la ley de los hábitos buenos y malos tiene el mismo origen, y este consiste en el placer que genera la acción o hábito. Por lo tanto el manejo del proceso del origen y el desarrollo de los hábitos se reduce al manejo de experiencias conectadas con acciones por un hábito concreto.
  3.      Aprende a recibir un placer sano y a felicitarte cuando alcances la meta que te has propuesto. Es necesario tener un “Diario de Éxitos” para cada día en el que puedas describir las expresiones positivas sin incluir la palabra “no.” Por ejemplo: “¡Hemos tenido una tarde hermosa con mi esposa… Es posible relajarme de otra forma!”

 Ahora los hábitos no se cambian de la noche a la mañana pero hay que comenzar,  día a día ir implantando el nuevo comportamiento y con perseverancia llegarás a hacerlo parte de ti creando nuevos resultados.
 Por tu excelencia,
Rosana Portelli
Como combatir la ansiedad

lunes, 1 de noviembre de 2010

Construye tu autoestima paso a paso


Todos saben que en prácticamente en todos los casos, los niños no pasan directamente de ser llevados en los brazos de sus madres a saltar, correr y hacer piruetas.
Hay un desarrollo normal que incluye gatear, rodar, tirar, caer, caminar y correr.
El mismo desarrollo se ve en varias cosas que en nuestras vidas tienen que suceder gradualmente, paso a paso.
¿Por que será que la gente se molesta con ellos mismos cuando no pueden detener automáticamente malos hábitos? Para ser más específicos, ¿por qué cuando crees que es el momento correcto para mejorar tu autoestima te molestas aun mas contigo mismo y sientes que eres un fracaso cuando las cosas que te propones no suceden de un momento para otro? La barrera que en realidad te hace caer, es la sensación de progreso que ya sientes con el solo hecho de haber decidido hacer algo acerca de tu situación, pero luego algo sucede que te desanima y te lleva a verte como inadecuado y desvalorado.

Ahora, tú no puedes pasar de odiarte a amarte y aceptarte como eres en un momento. Pero la buena noticia es que puedes gradualmente desarrollar tu autovaloración y puedes llegar a sentirte mucho mejor y conforme a medida que pasa el tiempo. Todo esto tiene que comenzar en este preciso instante. No creas que no te vas a sentir un poco tímido cuando estés parado enfrente del espejo, y algunas veces esto te va a hacer querer esconder tu pasado, pero este es el momento correcto para levantarte donde quiera que estés, y comenzar a moverte en la dirección del amor propio y la auto aceptación.

De hecho, si tu no crees en ti mismo, nadie lo hará. Hasta estando rodeado de una familia y amigos que quieren ayudarte a que te sientas mejor, si no aceptas que eres un ser valioso, nunca podrás recibir sus consejos. Aquí vamos a proveerte de algunas maneras para mejorar su autoestima.
Primero, trata de ver los puntos positivos. Da un paso hacia atrás y toma el punto de vista de observador, cada día encuentra al menos un punto fuerte, algo que sea considerado de mucho valor. Puede ser el mostrar simpatía a un extraño,  o la forma en que cuidas de tus mascotas. Así no será tan fácil criticar lo que observas. Probablemente tu no estas en una posición en la que te aprecias y aceptas,  pero ya te comenzaste a caminar  en esa dirección. No olvides de darte crédito por las mejoras que puedes ver.

Una vez que te acostumbres a ver lo positivo, puedes dejarte llevar para comenzar a apreciarte y amarte a ti mismo simplemente por lo que eres. Después de esto, cuando aprendas a rendirte honor, entonces podrás mejorar otros de los sentimientos de auto valoración. Después de ver estas mejoras permite que el desarrollo siga desde ahí. El incremento de la autoestima puede tomar una secuencia de pasos que requieren que hagas honor a ti mismo. Cuando decides tomar estos pasos, simplemente pon tu mente en los resultados, y pronto podrás ver que este “honorarte” se siente muy bien. 

El sentirse bien no significa ser egoísta, sentirse superior o mejor que otros o creerse perfecto o que ya no necesita mejorar. Todo lo contrario honrarte significa aceptar lo valioso y maravilloso que eres y actuar en consecuencia. Honrarte significa tratarte con respeto, aprecio, valorarte y actuar como una persona digna tanto contigo mismo como con los demás.

Por tu excelencia,
Rosana Portelli