miércoles, 10 de noviembre de 2010

Creando nuevos hábitos



Cada uno de nosotros tiene varios conjuntos de hábitos. Por un lado, los hábitos facilitan nuestra vida, pero por otro también la complican. Los hábitos son el conjunto de programaciones que hemos ido adquiriendo a los largo de los años a través de la repetición  y algunas son perjudiciales. Como resultado tenemos un estilo de vida que se genera partiendo de nuestros hábitos.

Los hábitos nos forman como personas, y es imposible hacer un cambio radical sin antes destruir algunos de esos hábitos. Si eres feliz, tranquilo, constante, independiente y exitoso obviamente no necesitas hacer cambios en tus hábitos, pero debemos concentrarnos en destruir los hábitos que son malos para nuestras vidas.

La mayoría de la gente no se da cuenta de lo que llamamos malos hábitos, que tenemos en nuestras vidas. Hemos programado nuestro subconsciente  y el sistema nervioso central con reacciones incorrectas, lo que nos fuerza a sentir y operar de cierta forma a la que nos hemos acostumbrado, sin tener en cuenta cuan deformadas y destructivas estas acciones pueden ser. Diariamente repetimos un patrón de comportamientos negativos a pesar de que no nos dan los resultados que deseamos. Por ejemplo, tenemos la mala costumbre de criticar a nuestra pareja cuando hace algo que nos disgusta y eso solo ha agravado la situación. Ahora, en vez de buscar otra estrategia para ver si así cambia su comportamiento, seguimos criticando y quejándonos ante quien podamos por lo desconsiderando que es.

Si siembras pensamientos, cosecharás hechos; si siembras hechos cosecharás hábitos; si siembras hábitos, cosecharás tu carácter; si siembras el carácter, cosecharás el destino…

Los hábitos que desarrollamos a través de los años, con el tiempo definen nuestra actitud, es una representación de cómo vivimos. Es posible decir que todos nuestros pensamientos y experiencias tienen el propósito de prosperar en un círculo de hábitos.

Jesús dijo: “Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura.” (Mateo 9:16)

Debemos crear hábitos nuevos que sean positivos, y así reemplazar los hábitos antiguos. Es necesario que saquemos de nuestras vidas los hábitos negativos y que los reemplacemos por pensamientos y acciones positivas. En la niñez cuando tus padres te intentaban quitar algún objeto con el que estabas jugando, lo reemplazaban por otro para distraer tu atención del primero.

Si te decides a formar hábitos nuevos, busca comenzar con uno que quieras tener por el resto de tu vida.

Para reemplazar malos hábitos con hábitos nuevos y más positivos, tendremos que tener en cuenta tres reglas que son muy simples:

  1.     El reemplazo debe ocurrir sin el uso de violencia,  no trates de evadir lo que te da placer ya que esto solo va a hacer que tus deseos sean más fuertes, por esto el hábito nuevo debe ser algo que te guste y que pueda ser útil para ti. Podríamos dar como ejemplo de algo malo el posponer cosas para hacerlas mañana, una forma de la que podemos deshacernos de este hábito es encontrando  placer en nuestro trabajo.
  2.      Reemplaza algo que sea malo por algo que sea útil. Los hábitos malos pueden ser eliminados cuando podemos encontrar un placer parecido en otra cosa que no nos perjudique. No debes olvidar que la ley de los hábitos buenos y malos tiene el mismo origen, y este consiste en el placer que genera la acción o hábito. Por lo tanto el manejo del proceso del origen y el desarrollo de los hábitos se reduce al manejo de experiencias conectadas con acciones por un hábito concreto.
  3.      Aprende a recibir un placer sano y a felicitarte cuando alcances la meta que te has propuesto. Es necesario tener un “Diario de Éxitos” para cada día en el que puedas describir las expresiones positivas sin incluir la palabra “no.” Por ejemplo: “¡Hemos tenido una tarde hermosa con mi esposa… Es posible relajarme de otra forma!”

 Ahora los hábitos no se cambian de la noche a la mañana pero hay que comenzar,  día a día ir implantando el nuevo comportamiento y con perseverancia llegarás a hacerlo parte de ti creando nuevos resultados.
 Por tu excelencia,
Rosana Portelli
Como combatir la ansiedad

8 comentarios:

  1. ROSANA PORTELLI sinceramente desde que entré en tu portal tu valiosa información me ha servido de gran ayuda, gracias infinitas por tu gran labor.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo artículo, gracias.

    ResponderEliminar
  3. Excelente tema este es para mi una herramienta importante para mejorar y sobre todo elimanar la basura que tenía en mi subconciente y así tener mas seguridad en mi misma.

    Felicidades Rosana y recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola rosana nuevamente para felicitarte y dartes carinosamente las gracias por tus maravilosos articulos que son de una inmensa ayuda a nuestro camino hacia la abundancia,
    Que dios te bendiga siempre y te deseo mucha abundancia en tu hermosa vida

    ResponderEliminar
  5. Tus articulos son fantásticos siempre aprendo algo nuevo. Gracias Rosana Portelli sigue ayudándonos a crecer. Sole de Tarija-Bolivia

    ResponderEliminar
  6. Luciana dios te bendiga por la gran labor que haces.

    ResponderEliminar
  7. Rossana muchas gracias por tus boletines que son de mucha y valiosa ayuda, bendiciones y que la abundancia,properidad, opulencia y la salud perfecta llenen tus días y tengas la vida que te mereces

    ResponderEliminar
  8. Gracias como siempre Rosana con estas palabras de total beneficio para el camino de vida. Por tu claridad mental y éxito por siempre con cariño de Lyra

    ResponderEliminar