martes, 14 de diciembre de 2010

Define tus valores


Hay momentos en la vida en que necesitamos hacer un alto para revisar lo que hemos estado viviendo hasta ahora y a final de año suele ser una buena época para hacerlo. Si vas a redefinir o crear metas es importante que estén en consonancia con tu sistema de valores. Esta es la primera parte de un plan personal estratégico llamado “clarificación de valores.” Te preguntas “¿qué valores o  virtudes admiro y desearía practicar en mi vida?” Lo puedes usar en todas las áreas de tu vida familia, relaciones, salud, trabajo o negocio.

Si quieres descubrir tus fortalezas en el mundo del trabajo, primero debes definir tus valores porque estos también se relacionan con tu trabajo. Los valores que las compañías tienen pueden ser similares a los valores por los que tu organizas tu vida laboral. Frecuentemente ambos, compañías e individuos, elegirán valores como integridad, calidad, respeto por otros, servicio, rentabilidad, innovación, el espíritu emprendedor, liderazgo en el mercado, etc.

Por ejemplo, la empresa General Electric tiene como uno de sus valores determinar que sus productos sean primeros o segundos en calidad comparados con los productos ofrecidos en el mercado. Si no llega a alcanzar la primer y segundo puesto entonces trataran de esforzarse para llegar a alcanzarlo, o en su defecto sacan estos productos del mercado por completo.

En relación a esto, podrías elegir esos valores para definir tu posición de acuerdo a tu trabajo. Podrías decidir  planear tu vida laboral o negocio alrededor de valores como calidad, excelencia, servicio, rentabilidad e innovación. Hay docenas de valores de los que puedes elegir, y no importa el que elijas o el orden de prioridad de elección que uses, estas decisiones determinarán el acercamiento que tendrás hacia el trabajo.

El próximo paso es crear una declaración de misión personal. Esto significa una clara descripción escrita de la persona que tienes intención de ser en tu vida laboral. Muchas veces descubrí que esto es incluso más importante que tener una meta financiera o de negocios específica. Una vez que decidiste cuanto quieres ganar, necesitas escribir tu declaración de misión en la que describes el tipo de persona en la que quieres convertirte para poder ganar esa cantidad de dinero.

Por ejemplo podrías decir, “soy una persona excepcional, bien organizada, que trabaja duramente, concientemente preparada, positiva, apasionada, y bien enfocada en servir a mis clientes mejor que cualquier otra persona.”
Con esta declaración como tu misión, tienes una serie de organización de principios que puedes usar para guiar tu elección en una carrera, tus logros y actividades personales y profesionales, y tu calendario de trabajo diario. Esta declaración de misión también indica la persona que serás en tu interacción con la gente que se beneficiara satisfactoriamente de el éxito que tu tengas. Una misión clara también define las áreas en las que piensas fortalecerte para alcanzar tus metas.


Por tu excelencia,

Rosana Portelli
Coach Ontológico
EFT-ADV

Autoestima